MISS MASON PARA HISPANOHABLANTES

LA CLAVE

La pedagogía Charlotte Mason es de origen anglosajón de principios del siglo XX, pero sus principios son divinamente inspirados, por tanto, trascienden las fronteras de tiempo, cultura e idioma, y se pueden aplicar sin problema en cualquier lugar en que exista un educador verdaderamente dependiente del Espíritu Santo de Dios y cuya misión es honrar el nombre de Dios y de nuestro Rey y Salvador, su hijo Jeucristo, tal como lo describió Charlotte Mason en su obra magistral.

También como educadores Charlotte Mason, debemos reconocer y aceptar que hoy, al año 2020, estamos siendo pioneros en el uso de literatura de alto valor en la educación de nuestros hijos. Por ello, será nuestra responsabilidad encontrar, leer y escoger dicha literatura escrita originalmente en español, que leerán nuestros estudiantes para sus asignaturas de Español, Historia, Geografía, Ciencias, etc. (Sí se pueden usar traducciones de alta calidad literaria, por supuesto, de los clásicos de otros idiomas, pero el énfasis siempre debiera ser la cultura de origen).

ALGUNOS PRIMEROS PASOS

  1. Conocer el transfondo de la pedagogía Charlotte Mason, tal como ella misma lo describe en el Prefacio a su obra magistral escrito en 1905, o los 20 principios educativos que llegaron a publicarse décadas más tarde.
  2. Identificar el énfasis hispano de la educación que usted desea realizar con sus estudiantes: ¿cuál es su país hispanohablante de origen o país hispanohablante de residencia? ¿O quizás no tiene un origen hispano, pero siente un vínculo particular con un país o cultura hispanohablante?
  3. Al tener este punto claro, puede empezar a buscar títulos de libros vivientes (obras de de alta calidad literaria) para las áreas de estudio como Literatura, Historia, Geografía, Ciencias, Cívica. Puede hacer búsquedas en línea con términos tales como “Literatura infantil de [país]” o “Obras clásicas de [país]”, por ejemplo. No olvide que el libro viviente por excelencia es la Biblia, ya disponible en excelente español, especialmente las ediciones más antiguas.
  4. Hacer un inventario local de recursos educativos disponibles alineados con una educación Charlotte Mason: libros clásicos de alto valor literario en español (idealmente originalmente escritos en español, y solo traducciones de alto valor literario); recursos naturales donde se pueda realizar estudio de la naturaleza, así como libros de referencias y libros de alta calidad sobre la naturaleza; eventos culturales y artísticos locales y acceso a recursos para trabajar en el hogar, etc.
  5. Planificar y estructurar los elementos básicos de la educación Charlotte Mason en función de lo existente: la lectura diaria de libros vivientes; pasar 4 a 6 horas al aire libre; realizar lecciones breves; pedir al estudiante una narración de lo que lee o escucha; apreciación del arte y de la música; realizar trabajos manuales que tengan una utilidad práctica, entre otros.

Elementos básicos de una educación Charlotte Mason

  • Un ambiente hogareño que propiece el aprendizaje natural y orgánico del niño, junto a su familia y amigos, y en el transcurso de las tareas normales del hogar y de la vida.
  • Abundante tiempo en la naturaleza, de hecho, entre 4 a 6 horas al día, con la madre presente (¡que la madre salga a jugar!).
  • Formación de hábitos con miras a consolidar un carácter acabado en el estudiante (empezando con la obediencia, la atención, la excelencia, la reflexión, la imaginación, la limpieza, el orden, la modestia, la decencia, entre muchos otros)
  • Literatura de alto valor literario, no solo en literatura y poesía, sino también aplicable a la historia, la geografía, etc. Aquí se da por hecha la lectura diaria de las Escrituras.
  • La narración de lo leído (solo se inicia gradualmente en el 1er año de educación formal, alrededor de los 6 o 7 años).
  • Clases breves, es decir, de no más de 10 minutos en primaria, que se extienden en función del estudiante y sus capacidades.
  • Acceso constante al arte y a las obras artísticas de alto valor, en torno a la pintura, la música, las tradiciones y el folclor, entre otros.
  • Actividades manuales de utilidad práctica para la vida, es decir, trabajo con papelería, madera, costura, etc.

Para describir la atmósfera en la que el niño está inmerso y en la cual se educa, Charlotte Mason extrae sabiduría de las Escrituras (Filipenses 4:8) que dicen: «Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad».

«La pregunta no es ¿cuánto sabe el joven cuando ha terminado su educación?, sino ¿cuánto le importa?, y ¿cuántos tipos de intereses tiene? En efecto, ¿cuán grande es la habitación en la que se halla establecido? y, por lo tanto, ¿cuán llena está la vida que tiene por delante?»
Charlotte Mason, Volumen VI: Educación en la escuela
«El trabajo más importante en la sociedad es la crianza y la enseñanza de los niños».
Charlotte Mason, Volumen I: Educación del hogar
«La educación es la ciencia de las relaciones”: los niños deben estar en contacto con la mayor cantidad posible de cosas tanto en la naturaleza como en el pensamiento».
Charlotte Mason, Volumen I: Educación del hogar
«Lo soy, lo debo, lo puedo, lo haré” son algo así como cuatro escalones de la escalera sobre la que escribió San Agustín cuando dijo que podíamos “subir los peldaños del viejo hombre pecaminoso, del cual nos despojamos y al cual estamos muertos, y así ascender a cosas más sublimes».
Charlotte Mason, Volumen I: Educación del hogar
«Tomar un curso con toda honestidad, aunque sea simple, hará sentir a la madre que está tratando de alguna forma vivir de una manera digna de su vocación; sentirá que está haciendo lo mejor que puede para prepararse a sí misma para la crianza y enseñanza de hombres y mujeres de utilidad, que posean un desarrollo completo en cuanto al cuerpo, la mente y el espíritu, bendecidos por Dios para que dejen el mundo un poquito mejor de lo que lo hallaron».
Charlotte Mason