CULTIVO DE LA MADRE

Crecimiento personal

El término “mother culture” fue acuñado en Estados Unidos por Karen Andreola, una referente de la educación Charlotte Mason, para describir a la madre educadora, ya que en gran medida es ella en quien descansa el andamio de la educación de los hijos en el hogar, aunque cuenta con el apoyo vital de su marido, si lo tuviera, y de su comunidad de educadores de apoyo.

La madre en tanto educadora depende primeramente de Dios, quien le ha dado a ella intereses y talentos propios que ella no debiera nunca ignorar u olvidar en la tarea de educar a sus hijos; al contrario, es su deber cultivarlos como una forma de mantener vivo su celo e inspiración por la ardua tarea educativa que ha impuesto.

La madre es una amateur. La voz amateur proviene del francés amateur, una voz presente desde el s. XV, tras sustituir la forma popular amaor, derivada del latín amator (el que ama):

«No hay una universidad a la que pueda asistir para obtener un título en Maternidad. La maternidad no otorga insignias, ni añade una sigla a su nombre. Ella es una amateur: lo que hace, lo hace por amor. Trabaja en el amor y es amada a cambio. Es un alto llamado, y una bendita vocación, y sin la cual, el mundo sufriría».

Karen Andreola

«Si las madres pudieran aprender a hacer por sí mismas lo que hacen por sus hijos cuando se han esforzado hasta el agotamiento, tendríamos hogares más felices, por eso, ¡que la madre salga a jugar!».

Charlotte Mason, Volumen 1 Educación del hogar

Otros recursos:

Ideas para un cultivo personal vivificante

  • Conocimiento de Dios: depender de Dios mismo, del poder de su Espíritu Santo para realizar la labor educativa, es prioridad en la vida de la madre educadora. Educamos con miras a preparar a nuestros hijos, y por qué no, a nosotras mismas, para responder el llamado particular que Dios tenga para nosotros, y ellos. El Rey a quien servimos es nuestro Señor Jesucristo, y en su servicio estamos dispuestos a hacer todo con excelencia y practicando la oración constante, dependeremos de su Espíritu siempre.

  • Lectura permanente de obras literarias que enriquezcan su vida personal y alimenten su mente de ideas vivientes en temas variados e interesantes. Ver publicaciones en el blog.

  • Enriquecimiento artístico y cultural en diversas áreas de interés personal, como los idiomas extranjeros, los viajes, la pintura, la música, la artesanía, etc.

  • Educación continua: en tanto educadora, la madre debiera leer la obra magistral de Miss Mason, y otras obras relacionadas, como De Mente a Mente, o Charlotte Mason de manera fácil, entre otras. El aprendizaje otras áreas del conocimiento que complementarán ricamente su labor de educadora también es muy útil, como: psicología, ciencias, literatura, historia, geografía, filosofía, dibujo, etc.